Con el proyecto de decreto aprobado por mayoría, los jóvenes de quince años en adelante podrán trabajar en el campo para tener una actividad productiva y lícita con prestaciones sociales

Ciudad de México, 23 de febrero del 2022.- El Senado de la República, por mayoría, aprobó el  decreto para reformar la Ley Federal del Trabajo en su artículo 176 que prohibía a los menores trabajar en el campo por considerar que se exponían a sustancias y labores peligrosas, lo que permitirá que jóvenes de 15 en adelante puedan tener una actividad lícita y con prestaciones sociales para apoyo de su familia

La presidenta de la mesa directiva de la LXV Legislatura, Olga Sánchez Cordero, informó que con 95 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones se aprobó la propuesta, que desde hace años impulsaban organismos como el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), que preside Juan Cortina Gallardo y por medio de su vicepresidente laboral, el agroempresario Aldo Mares Benavides. 

Dicho proyecto de decreto será enviado al titular del Ejecutivo Federal para las observaciones correspondientes y en su momento será publicado para que entre en vigor, lo que permitirá que al menos a unos 700 mil jóvenes a partir de los 15 años estén en aptitud para trabajar en el campo y recibir las prestaciones sociales correspondientes. 

Juan Cortina Gallardo dijo a Tierra Fértil que ante la escasez de mano de obra en el campo, contemplaban esta opción en primera instancia, e incluso contratar mano de obra de países centroamericanos ante la escasez de jóvenes en el campo para labores agrícolas no peligrosas. 

La participación de los menores en las actividades agrícolas puede ser positiva, pues favorece la transferencia de conocimientos, usos y costumbres entre generaciones familiares y puede ser un factor que abone a la seguridad alimentaria de los niños en especial en los cultivos familiares, la pesca a pequeña escala y la ganadería. Organización Internacional del Trabajo (OIT) 

Expuso en entrevista que el campo mexicano tiene un déficit de mano de obra porque muchos jóvenes no quieren laborar en él y por otra parte la ley se los prohibía; mientras que Aldo Mares dijo en su momento a TF que los salarios que pagan empresas agroexportadoras cumplen los requisitos de la LFT y de organismos internacionales como Rainforest respecto a la responsabilidad social de los agrompresarios con sus trabajadores, reiterando que empresas agrícolas formales nunca han contratado niños.

Por su parte, el senador Ricardo Monreal señaló que «la ley que intentamos modificar contempla la prohibición de que jóvenes de 15, 16, 17 y hasta antes de cumplir los 18 años se puedan emplear en labores agrícolas», destacó en su intervención.

«Tenemos un problema de descomposición social porque muchos de estos jóvenes tienen ya la responsabilidad familiar, pero son presa fácil del crimen organizado para ser enganchados y poderlos emplear en la venta de drogas o en actividades ilícitas».

EL ORIGEN 

Cabe señalar que la norma fue presentada en 2017 por la diputada Nancy Guadalupe Sánchez Arredondo, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y tras su análisis e impulso por parte de organismos como el CNA, fue aprobada.

 

Juan Cortina Gallardo dijo a Tierra Fértil que ante la escasez de mano de obra en el campo, contemplaban esta opción en primera instancia; mientras que Aldo Mares, vicepresidente Laboral, apuntó que las agroindustrias exportadoras respetan los derechos laborales de los trabajadores.

La norma reformada cita que es importante diferenciar entre el trabajo infantil, que es el que se busca erradicar, respecto al trabajo de los adolescentes menores de 18 años, el cual es objeto de una regulación laboral especial que, entre otras cuestiones, prohíbe el empleo de mano de obra adolescenteen diversas actividades definidas por la ley consideradas como «peligrosas».

«La iniciativa tiene por objeto que exista una clasificación de las actividades agrícolas de menor riesgo para crear oportunidades de empleo formal en el medio rural y con ello garantizar los derechos laborales de miles de jóvenes que actualmente se emplean en el sector primario» 

CÁMARA DE SENADORES 

Bajo este tenor, señaló que el 90% de los niños y jóvenes que trabajan en México lo hacen en actividades no permitidas por a ley, situándose en limbos jurídicos que los hacen todavía más vulnerables. Este es el caso del trabajo agrícola, considerado como una de las labores que se encuentra prohibida en todas sus modalidades y sin distinción alguna para los menores de 18 años.

EDAD MÍNIMA 

En la Minuta se señala que el trabajo agrícola de niñas, niños y adolescentes sucede, pero la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley Federal del Trabajo lo prohíben.  

Las causas de este fenómeno son múltiples, pero muchas de ellas se relacionan con la pobreza y la desigualdad social que hacen del trabajo infantil un elemento indispensable de miles de familias mexicanas.  

Comenta que lo más deseable para garantizar el desarrollo integral de niñas, niños e ·incluso adolescentes es que no trabajen, sino que se concentren única y exclusivamente en la escuela y otras actividades de recreación y esparcimiento.  

Sin embargo, lo cierto es que muchos de ellos no tienen otra opción más que ayudar a sus familias en la generación de ingresos económicos, sobre todo cuando en el medio rural.

De igual forma se argumenta que, tratándose de niñas y niños, la prohibición del trabajo agrícola es oportuna y no hay lugar para ninguna otra interpretación, ya que desde la Constitución se instituye que la edad mínima para ser contratado es de 15 años.

EL DEBATE 

Enfatiza que «el debate se abre cuando nos referimos a los adolescentes de entre 15 y 18 años y su participación en las actividades del sector primario» y añade que «el problema con la redacción actual de la ley es que no establece distinción entre las distintas actividades que conforman a la agricultura,asumiendo que todas son dañinas para el desarrollo de los menores de 18 años» pero no todas las actividades agrícolas implican riesgo para los adolescentes.

«Lo cierto es que muchos jóvenes no tienen otra opción más que ayudar a sus familias en la generación de ingresos económicos, sobre todo en el medio rural»: Cámara de Senadores

De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la participación de los menores en las actividades agrícolas puede ser positiva, pues favorece la transferencia de conocimientos, usos y costumbres entre generaciones familiares y puede ser un factor que abone a la seguridad alimentaria de los niños en especial en los cultivos familiares, la pesca a pequeña escala y la ganadería. 

En este mismo sentido, considera que esta legislación ha sido inoperante en la práctica y propicia escenarios de simulación que terminan vulnerando los derechos de los adolescentes que trabajan en actividades agrícolas, pues hoy hay decenas de miles de adolescentes ya se emplean en actividades agropecuarias. 

«El problema con la redacción actual de la ley es que no establece distinción entre las distintas actividades que conforman a la agricultura, asumiendo que todas son dañinas para el desarrollo de los menores de 18 años» pero no todas las actividades agrícolas implican riesgo para los adolescentes»:  

CÁMARA DE SENADORES LXV LEGISLATURA.

Por otra parte, se expone que «el resultado de la prohibición general del trabajo agrícola para los menores de 18 años ha sido una simulación que, cuando no resta oportunidades de subsistencia a los jóvenes del medio rural, desprotege a aquellos que ya se dedican a este tipo de actividades sin gozar de las prestaciones laborales que la ley ordena para los trabajadores».  

En el dictamen estiman que «tres de cada diez niños y adolescentes que trabajan en actividades no permitidas,incluidas las agrícolas, laboran hasta 14 horas a la semana, 24.7% trabaja más de 14 a 36 horas y 27.1% sobrepasa las 36 horas». 

Concluye la Minuta que «la iniciativa tiene por objeto que exista una clasificación de las actividades agrícolas de menor riesgo para crear oportunidades de empleo formal en el medio rural y con ello garantizar los derechos laborales de miles de jóvenes que actualmente laboran en el sector primario de la economía, lo que permitirá aprovechar el talento de la juventud para incrementar la productividad del campo mexicano». 

Por tanto, el dictamen establece que solo quedarán prohibidas actividades para los jóvenes de 15 años que sean peligrosas para ellos como el uso de químicos, manejo de maquinaria, vehículos pesados ylas que determine la autoridad en el desempeño de labores en trabajos agrícolas, forestales, de aserradero, silvícolas, de caza y pesca, citadas en el numeral 8 del artículo 176 fracción 11 de la LFT. 

Leave a comment

Revista Julio 2022

Síguenos en nuestras redes sociales:

Contáctenos:

tierrafertilmex@gmail.com

©2022 TIERRA FÉRTIL. Todos los Derechos Reservados.