La calabaza tiene su origen en América y su historia se remonta a miles de años antes de la llegada de los españoles al continente, la cual era alimento primordial entre los aztecas, nahuas y otros pueblos.

La calabaza tiene su origen en América y su historia se remonta a miles de años antes de la llegada de los europeos al continente. Fue uno de los alimentos fundamentales en la alimentación de diferentes culturas indígenas en América y su consumo se expandió por toda América del Norte, América Central y América del Sur.

Con la llegada de Cristóbal Colón a América se inició el intercambio comercial precolombino, el cual permitió el traslado de alimentos y cultivos americanos hacia Europa y viceversa.

Entre los alimentos que se introdujeron en Europa se encontraba la calabaza, la cual se adaptaba a diferentes climas y poseía un alto valor nutricional, lo que contribuyó a su popularidad.

La mayoría de las calabazas que se consumen en el mundo tienen su origen en especies que fueron domesticadas en México, todas ellas pertenecientes al género Cucurbita y que es considerada la primera planta cultivada en Mesoamérica desde hace unos 10 mil años, según informa arqueologíamexicana.mx.

HORTALIZA NUTRACÉUTICA

Las distintas variedades de calabaza, especialmente la de Castilla, son una fuente extraordinaria de vitaminas y minerales esenciales, como la vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina B6, ácido fólico, potasio y manganeso. Además, su versatilidad permite utilizarla en una amplia variedad de platos, tanto dulces como salados. Puede ser asada, hervida, horneada e incluso añadida a sopas, purés, postres y muchas otras preparaciones culinarias.

Debido a su bajo contenido de carbohidratos y alto contenido de fibra, la calabaza puede ser útil para regular los niveles de azúcar en la sangre, lo cual es beneficioso para personas con diabetes.

Además, gracias a su contenido de vitamina C, la calabaza puede fortalecer el sistema inmunológico, ayudando a prevenir enfermedades e infecciones.

En 2021 México exporto a Estados Unidos 477 millones de kilos de calabaza, mientras que en el año 2023 se tuvo una exportación de 416 millones de kilos, lo cual representa una disminución del 12.84%, que podemos apreciar en la siguiente gráfica:

En México son varios estados los que producen calabacita: En el 2023 el 44.5% de la producción mexicana estuvo a cargo de los estados de Sonora y Puebla, con un 27.3% y un 17.2% respectivamente, dentro de estos estados Hermosillo y Guaymas en Sonora, y Atlixco en Puebla, son los dos municipios que mayor volumen producen.

Este producto está disponible para los consumidores todo el año, por lo que el precio del producto es muy volátil. En 2023 en la Central de Abasto de Iztapalapa alcanzó un precio mínimo de 5.20 pesos el kilo y un costo máximo de 27.60 pesos por kilogramo.

La calabaza es un alimento bajo en calorías, lo cual la convierte en una alternativa saludable para aquellos que desean controlar su consumo calórico. Además, ayuda a prevenir el estreñimiento, mejora la regularidad intestinal y contribuye a generar una sensación de saciedad.

Dejar un comentario