El imperativo de regenerar los suelos de México, afectados en un 64% por la agricultura y ganadería extensivas, es la alternativa para contar con mejores y más alimentos

Por Amado Vázquez Martínez

«Observamos los síntomas sin atender la causa de la enfermedad», asevera Sergio Dabdoub, quien considera que hacerle recuperar carbono al suelo fortalece la vida microbiana y regenera terrenos severamente daños durante décadas por productos químicos y con poca o nula capa vegetal, arrasada por una agricultura y ganadería extensivas.

La agricultura regenerativa, desde su perspectiva, puede lograr que la tierra recupere las condiciones de dar vida al medio ambiente mediante el uso de productos orgánicos que permitan un desarrollo sostenible de la superficie agroproductiva.

De acuerdo con el Censo Agropecuario del INEGI 2022, hay 72 millones de hectáreas para agricultura en México y según otras fuentes, al menos el 64% presenta algún grado de daño por erosión, salitre u otras causas (UNAM), para lo cual, desde la perspectiva del entrevistado, «la agricultura regenerativa cobra importancia, pues «hay muchas maneras de verla, yo, como la veo, es muy sencillo revertir la tendencia actual de degradación del suelo».

LECCIÓN APRENDIDA

«Logré graduarme de la universidad, con altibajos entre días buenos, malos y muy malos, pero siempre me puse de pie, aunque creyera que estaba derrotado». Después consultó a un psiquiatra para enfrentar sus ataques de ansiedad.

«Una lección que aprendí en terapia es que no existe una píldora mágica para “curar” enfermedades como la ansiedad o la depresión» y añade que descubrió que estaba «dispuesto a mejorar y había identificado la razón de mi problema: estaba tan preocupado por mi futuro que olvidé disfrutar mi presente».  

«Considero que exactamente así es como enfrentamos los desafíos que nos presenta la naturaleza: observamos los síntomas sin atender la causa de la enfermedad», igual que en la agricultura y en un artículo publicado recientemente, explica:

«Hace más de un siglo, el médico francés y premio Nobel de Medicina, Alexis Carrel, dijo que la calidad de vida importa más que la vida misma. Esto tiene una estrecha relación con la agricultura».

«Los agricultores buscan una “receta mágica” para incrementar los rendimientos y la producción, para sacar el máximo provecho a la vida en la tierra. Y al mismo tiempo, olvidan las consecuencias que esto tiene en la calidad de vida de los suelos y de los seres vivos que habitan en éstos».

El entrevistado afirma: «El origen del problema está en la pérdida de carbono en los suelos, cuyos síntomas son compactación, enfermedades y plagas».

«Hace más de un siglo, el médico francés y premio Nobel de Medicina, Alexis Carrel, dijo que la calidad de vida importa más que la vida misma. Esto tiene una estrecha relación con la agricultura»:

Sergio Dabdoub, experto en regeneración de suelos, CEO de DASA

Dejar un comentario