El país sudamericano es el tercer país productor de la frutilla más representativa de las berries chilenas, las blueberries

Por Amado Vázquez Martínez

La agroindustria del arándano en Chile es una de las más exitosas de Latinoamérica y del mundo, al colocarse como el tercer país con superficie plantada y cuarto en producción después de China y EE. UU., logrado por el esfuerzo de agricultores que enfrentan muchas veces difíciles condiciones de riego y enfermedades, aunque en calidad es uno de los mejores frutos del mundo.

Grecia Navas, gerente de Proyectos Blueberries Consultan de Chile, así lo relata en entrevista con Tierra Fértil, al apuntar que hace cinco años eran el principal exportador, pero su vecino, Perú, irrumpió en el mercado internacional y sumado a la baja de producción, el país cayó al tercer puesto con 90 mil toneladas enviadas al extranjero.

TERCER LUGAR

El país de Chile es tercer lugar mundial en cuanto a superficie plantada de arándanos, con 18 mil 802 hectáreas, después de China y EE. UU., sin embargo, es cuarto a nivel mundial en producción, después de China, Estados Unidos y Perú.

La producción total de arándanos en Chile es cercana a las 155 mil toneladas, de las que 60 mil se derivaron a la industria de congelados y solo 87 mil 530 toneladas se exportaron para el mercado fresco, por un valor de 427.3 millones de dólares FOB (precio de venta de los bienes embarcados a otros países, puestos en el medio de transporte, sin incluir valor de seguro y fletes).

Los chilenos eran los principales exportadores de esta fruta al mundo, pero hace cinco años Perú comenzó a exportar y aunado a una baja de rendimientos en Chile, pasó de casi 120 mil toneladas exportadas hasta 90 mil en la actualidad.

Comenta que «el arándano de Chile básicamente es para el mercado internacional, pues su principal mercado de destino es Norteamérica, (Estados Unidos y Canadá), a donde se envían más del 50% de sus exportaciones y el resto va a Europa, con un 30% y al Lejano Oriente, con 10 por ciento».

A Latinoamérica y Medio Oriente exportan un menor porcentaje y afirma Grecia Navas que «en los últimos años ingresamos con mucha energía al mercado asiático, principalmente a China, pero las cuotas de venta aún son pequeñas, aunque van en aumento».

LA PRODUCCIÓN

Interrogamos a Grecia con respecto a la producción y sus técnicas, quien nos comenta que actualmente, el total de arándanos cosechados en Chile se aproxima a las 160 mil toneladas, 60 mil de las cuales las derivan a la industria de congelados y menos de 90 mil toneladas las exportan para el mercado internacional fresco.

Explica que «los arándanos en Chile se cultivan desde la Cuarta Región, con un clima semidesértico, hasta la Décima Región del país, con un clima austral, frío y lluvioso. Se utilizan casi 50 variedades, de cosecha temprana, intermedia y tardía, de bajo a alto requerimiento de horas frío».

Las tres regiones que representan el 71% de los envíos chilenos, son Maule, Ñuble y Biobío y se encuentran en la zona central del país, con un clima templado.

COSTOS DE PRODUCCIÓN

Un estudio de Fundación Chile, -expone-, detalla que los costos de establecimiento de una hectárea de arándanos superan los nueve mil 300 dólares y se distribuyen en plantas (48%); riego (27%); mano de obra (6%); preparación de suelo, fertilizantes y pesticidas (12%); fletes e imprevistos (7%).

En cuanto a los costos directos de operación de una hectárea de arándanos, éstos bordean los cinco mil quinientos dólares, «la mano de obra de cosecha tiene la mayor incidencia (50%); pesticidas y fertilizantes (26%); preparación de suelos, fletes y resto de mano de obra (15%), más varios e imprevistos (9%)», nos explica Grecia.

Dependiendo de las variedades, tecnología empleada y edad de las plantaciones, el costo de producción en huertos de la zona central fluctuaría entre 1.5 y 2.0 dólares por kilo, lo que en zonas del sur podría bajar a la mitad.

«Lo antes dicho es solamente un cálculo simple basado en promedios, sostiene, para añadir que son de carácter referencial «ya que existe una alta variabilidad en el negocio según localización regional, rendimientos y estacionalidad de la producción».

SUELO Y ENFERMEDADES

El sistema radical del arándano está compuesto principalmente por raíces finas y fibrosas que se concentran en un 80% a 50 centímetros de profundidad del suelo, es decir, muy cerca de la superficie; raíces que carecen de pelos radicales, con baja capacidad de absorción, por lo que requieren de suelos sueltos y drenados, con buen contenido de materia orgánica del 3% a 5%.

La plantación se puede realizar en otoño o a inicios de la primavera, dice, lo que dependerá de la disponibilidad de las plantas y si los trabajos de preparación de suelos e instalación del riego están terminados

De las principales plagas y enfermedades apunta que en Chile el arándano es atacado principalmente por especies del género Proeulia por al menos 40 especies reportadas, entre las que destaca Proeulia auraria.

Además, el cultivo es atacado por la Lobesia  botrana, la polilla del racimo de la vid, los chanchitos blancos y diferentes especies, pero especialmente Pseudococcus viburni y ahora también Drosophila suzukii, especie recientemente introducida, que, por cierto, es una de las de mayor prevalencia en cultivos de frutillas en México.

Todas ellas, menos la Drosophila, son especies cuarentenarias para importantes mercados y por tanto causantes de rechazos de fruta; sin embargo, Lobesia, además de cuarentenaria, es plaga de control obligado en varias regiones de Chile y por la que se exige fumigar la fruta con bromuro de metilo para entrar a EEUU.

Sin embargo, asevera que, aunque D. suzukii no es cuarentenaria, su potencial de daño productivo es tan alto que hoy es un nuevo importante desafío para los programas fitosanitarios en arándano.

LOS HONGOS

Como la fruta debe mantener una buena condición por al menos 45 días antes de llegar al consumidor, las pudriciones de postcosecha ocasionadas por hongo representan uno de los principales factores en el deterioro de la calidad visible de la fruta.

Varios de los hongos responsables y/o asociados a pudriciones pueden iniciar la infección en el huerto durante la floración y continuar hasta la madurez del fruto, y otros infectan o colonizan la fruta durante las labores de cosecha y/o almacenaje.

La pudrición gris causada por Botrytis cinerea es de lejos, tanto en pre como en postcosecha, el hongo más frecuente y el que causa los daños más severos en la fruta y en consecuencia representa la principal causa de rechazo.

RIEGO Y SUELOS

Los arándanos crecen bien en suelos con pH entre 4.4 y 5.5, aunque en Chile las plantas crecen bien con un pH de 5.8 a 6.0, por lo que es recomendable realizar análisis químico de suelos para conocer los macro y micronutrientes, salinidad (conductividad eléctrica), materia orgánica y pH, pues si este es alto, debe añadirse azufre el año anterior al cultivo.

El pH que se pueda obtener en el suelo se mantiene acidificando el agua de riego con ácido sulfúrico y ácido fosfórico, o con las aplicaciones de fertilizantes de reacción ácida como sulfato de amonio, fosfato monoamónico, o fosfato monopotásico.

La planta se caracteriza por un sistema de raíces fibrosas, de desarrollo superficial que alcanza de los 60 a los 70 centímetros de profundidad, con pocos pelos radicales y cuya densidad de raíces se concentra en los primeros 30 centímetros.

La zona de mayor absorción de agua (profundidad de raíces efectiva) es en los primeros 25 a 30 centímetros del suelo y por ello, la principal medida es evitar que el agua inunde el cuello de las plantas, lo que significa plantar en camellones y controlar el exceso de agua de riego, además de buen drenaje.

El manejo del agua recomendable para lograr altas tasas de crecimiento es de 10 cb (0 a 10 cb: Indican suelo con agua libre llegando a cero o saturado), el potencial aconsejado para el mismo.

Por lo anterior, el manejo del agua se realiza preferentemente mediante riego localizado (goteo), que permite que el cultivo reciba la cantidad de agua adecuada, con buena distribución en el suelo, puesto que un déficit o exceso de ella afecta la producción y el crecimiento vegetativo.

La demanda hídrica del arándano dependerá, en gran medida, de la zona de cultivo, edad del huerto y densidad poblacional. El Dr. Juan Hirzel señala que la demanda de este cultivo puede fluctuar entre 6.000 y 10.000 m3/ha.

LAS VARIEDADES

En Chile existen cerca de 50 variedades, aunque las principales son Legacy y Duke, que suman el 46% de participación en los envíos totales del país y las que muestran crecimiento en el volumen de exportación son Legacy, Duke, Blue Ribbon, Suzie Blue y Top Shelf y las de menor rendimiento son Brigitta, Brigthwell, Star, Oneil, Ochlockonee, entre otras.

La temporada de Chile se inicia generalmente en la semana 35 (última semana del mes de agosto), desarrollando un peak de envíos desde inicios de diciembre (semana 50) hasta la semana 4 (fines de enero).

La última salida ocurre en la semana 12 (marzo), dando término a la temporada chilena de arándanos, dice la entrevistada, quien señala que el rendimiento promedio es de 3.5 toneladas por hectárea.

COSECHA EN FRESCO

La cosecha se realiza para mercado fresco de manera manual y con un tratamiento especial, ya que los arándanos presentan un comportamiento respiratorio climatérico, caracterizado por un alza respiratoria y de etileno durante la madurez.

Sin embargo, a diferencia de otros frutos climatéricos, como la manzana, los arándanos deben cosecharse cercanos a madurez de consumo, ya que los atributos organolépticos (sabor) no mejoran después de la cosecha.

Gran parte del potencial de duración de postcosecha de la fruta (o mantención de calidad) se define en el momento de la cosecha y los factores a considerar son la selección del momento de cosecha adecuado, definido por el color de la fruta.

Los arándanos deben tener un desarrollo de color azul uniforme para obtener una fruta de buena calidad. Frutas cosechadas de color rojo, si bien mantienen una mayor firmeza y desarrollarán un color azul posterior a cosecha, tendrán calidad organoléptica inferior a un fruto cosechado con un color apropiado.

MANEJO Y FRÍO

Es en el momento de la cosecha en el que se deben tomar todas las precauciones para disminuir daños por golpe y exposición a altas temperaturas, lo que sólo se logrará con una buena capacitación del personal de cosecha porque una mayor manipulación de la fruta ocasionará daños al remover la cera de la piel del arándano.

Si los contenedores de cosecha son sobrellenados, el daño por compresión causa un efecto directo sobre la fruta y por otro lado, dificultará su posterior enfriamiento.

Aclara que, si la cosecha se realiza directamente en el contenedor de exportación, la fruta es sometida a una menor manipulación, lo que favorece ocasionar un menor daño por compresión y menor exposición a la contaminación.

 Otro factor importante es evitar la exposición de la fruta a alta temperatura durante las labores de cosecha, por lo que es fundamental un rápido transporte a la empacadora.

Después de la cosecha y llegada al empaque, son necesarios sistemas eficientes para lograr una rápida remoción del calor de campo previo al almacenamiento y llegar a una temperatura de entre 0 °C y 1 °C, que es la recomendada para el almacenamiento y transporte.

Dejar un comentario