Las naranjas, tejocotes y cañas, entre otras frutas para relleno de la gran cantidad de pitañas de la temporada navideña, en conjunto tienen un valor cercano a los 20 mil millones de pesos

TF/Redacción

Ciudad de México, 12 de diciembre del 2022.- Los frutos de la temporada de Navidad para el relleno de las piñatas en todo México tienen un valor de producción en conjunto de 17 mil millones de pesos, señaló la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER).

Al hablar del costo de las cosechas de los deliciosos frutos que se colocan dentro de las piñatas, la dependencia precisa que además de generar ingresos para los agricultores del país, poseen múltiples propiedades nutricionales y son referente cultural de las festividades decembrinas.

En el reporte, explica que las frutas y oleaginosas de relleno de las tradicionales piñatas   decembrinas generaron en conjunto un valor de producción superior a los 17 mil 456 millones de pesos al cierre de 2021 y su abasto está asegurado.

La SADER cita que el análisis del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) señala que la cosecha de naranja generó 13 mil 099 millones de pesos; la caña de azúcar, mil 242 millones de pesos; cacahuate, mil 281 millones de pesos; jícama, 901.9 millones de pesos; mandarina, 747.45 millones de pesos; lima, 162.5 millones de pesos y tejocote, 22.2 millones de pesos.

La naranja generó 13 mil 099 millones de pesos; la caña de azúcar, mil 242 millones de pesos; cacahuate, mil 281 millones de pesos; jícama, 901.9 millones de pesos; mandarina, 747.45 millones de pesos; lima, 162.5 millones de pesos y tejocote, 22.2 millones de pesos. (Fuente: SIAP)

Con respecto a volúmenes, la naranja sumó cuatro millones 595 mil toneladas, que ubican a México como el quinto productor mundial. De esta cosecha, Veracruz aportó dos millones 272 mil toneladas; Tamaulipas, 688 mil 237 toneladas; San Luis Potosí, 376 mil 613 toneladas; Puebla, 308 mil 434 toneladas, y Nuevo León, 232 mil 437 toneladas.

De la caña de azúcar la producción suma 237 mil 793 toneladas en 2021 y de las 11 entidades productoras, Sinaloa contribuyó con 128 mil 400 toneladas; seguida de Nayarit, con 46 mil 467 toneladas; Puebla, 13 mil 570 toneladas; Jalisco, 12 mil 766 toneladas, y Estado de México, 12 mil 663 toneladas.

CACAHUATES Y JÍCAMAS

El volumen de cacahuate sumó 102 mil 779 toneladas, el monto más alto de los últimos nueve años. De las 26 entidades que cosecharon esta leguminosa, Chihuahua aportó 23 mil 864 toneladas; Sinaloa, 22 mil 166 toneladas; Chiapas, 17 mil 622 toneladas; Puebla, 10 mil 178 toneladas, y Oaxaca, cinco mil 668 toneladas.

En cuanto a la producción de jícama cerró el año pasado con 242 millones de toneladas, de esta cifra, Nayarit registró 85 mil 763 toneladas; Guanajuato, 47 mil 546 toneladas; Veracruz, 32 mil 877, y Morelos, 29 mil 569 toneladas.

Otro cítrico importante es la mandarina, que registró un volumen de producción de 238 mil 276 toneladas al cierre de 2021, con Veracruz a la cabeza con 101 mil 133 toneladas, que equivalen al 42.44 por ciento nacional, le siguen Puebla con 62 mil 686 toneladas; San Luis Potosí, 21 mil 946 toneladas; Yucatán, 16 mil toneladas, y Nuevo León, 14 mil 341 toneladas.

La mandarina, que registró un volumen de producción de 238 mil 276 toneladas al cierre de 2021, con Veracruz a la cabeza con 101 mil 133 toneladas, que equivalen al 42.44 por ciento nacional.

La lima, otro de los cítricos indispensables para la piñata, cerró el año pasado con 29 mil 371 toneladas. Jalisco aportó 22 mil 157 toneladas, que equivalen al 75.44 por ciento de la producción nacional, seguido de Puebla, con tres mil 187 toneladas; Michoacán, mil 100 toneladas, y Durango, 836 toneladas.

La cosecha de tejocote alcanzó cinco mil 252 toneladas. Puebla aportó cinco mil 107 toneladas que equivalen al 97.25 por ciento de la producción nacional. Este fruto también se cosecha en Chiapas que aporta 51 toneladas; Ciudad de México, 43 toneladas; Jalisco, 27 toneladas, y Estado de México, 23 toneladas.

 LA TRADICIÓN

Las piñatas fueron creadas en México en la segunda mitad del siglo XVI cuando los frailes agustinos de Acolman de Nezahualcóyotl, cerca de la zona arqueológica de Teotihuacán, recibieron la autorización del Papa Sixto V para celebrar las “misas de aguinaldo”, que más tarde se convertirían en las posadas.

Fue en esas misas que tuvieron lugar en los días previos a la Navidad en los que los frailes introdujeron la piñata, especialmente la que tiene forma de estrella con siete picos, que representan los siete pecados capitales: pereza, envidia, gula, ira, lujuria, avaricia, soberbia y romperla significa eliminarlos de la vida cotidiana. 

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural invita a la población a adquirir estos frutos, pues además de generar ingresos para los agricultores del país, poseen múltiples propiedades nutricionales y son referente cultural de las festividades decembrinas.

Dejar un comentario