En el transcurso de lo que va del año y especialmente en mayo, llama poderosamente la atención del sector agropecuario el anuncio del Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) para abatir la elevación de precios y producir más alimentos; días después surge la información generada en la ONU de que los inventarios mundiales de trigo solo alcanzan para 10 semanas y posteriormente  analistas de comodities estiman una crisis alimentaria global por los altos precios de los granos comerciales y particularmente en México por la baja productividad de trigo, maíz, frijol y soya, entre otros.

 

Sin embargo, es de resaltar la solidaridad y compromiso de los agroproductores y agroindustriales de México de no elevar los precios de sus productos, que en sinergia con el Gobierno Federal y particularmente con la SADER, buscan que no falte el alimento en la mesa de los mexicanos al dispararse la inflación hasta un 7.6 por ciento.

 

La estrategia federal busca generar una mayor producción de alimentos mediante la estabilización de los precios de la gasolina, diésel, precios de referencia de gas LP y electricidad; aunado a ello, como punto dos enuncia que buscan producir más granos sumando esfuerzos de los programas «Sembrando vida» y «Producción para el Bienestar».

 

Como ya lo he repetido en ocasiones anteriores, dejemos al margen el tema de la autosuficiencia alimentaria que ni Estados Unidos obtiene y pensemos más bien en un abasto suficiencia para los mexicanos con las herramientas que actualmente se tienen, como es el incremento de la productividad acompañada de políticas oficiales que fomenten el incremento de productos de la canasta básica.

 

De las medidas anunciadas por el Gobierno Federal, están el «Programa Fertilizantes para el Bienestar» que se amplía de 5 a 9 estados; el Programa emergente de producción de fertilizantes orgánicos y la eliminación de la cuota compensatoria del sulfato de amonio por un año.

 

También contemplan fortalecer la estrategia de seguridad en carreteras, no incrementar el peaje en las autopistas, la exención de la carta porte para básicos e insumos ni elevar las tarifas ferrovarias ni de contraprestación por interconexión para agroproductores y agroindustriales.

 

 

Sin embargo, a los agroproductores preocupan otras medidas como los aranceles cero a la importación de insumos y básicos por seis meses a 21 de los 24 productos de la canasta básica y cinco de insumos estratégicos.

 

En este caso concreto se trata de aceite de maíz, arroz palay, atún, carne de cerdo, pollo y de res, cebolla, chile jalapeño, frijol, huevo, jabón de tocador, jitomate, leche, limón, manzana, naranja, pan de caja, papa, pasta para sopa, sardina, zanahoria e insumos como harina de maíz, harina de trigo, maíz blanco, sorgo y trigo.

 

Para productores de carne, leche, agricultores y agroexportadores, son dignas de aplaudirse las medidas, pero en este caso consideran que, sin demeritar la intensión federal de apoyar el abasto de alimentos, funcionarios menores podrían aprovechar estas importaciones para afectar a productores nacionales al romper las cuotas establecidos con diversas naciones del orbe.

 

El Consejo Nacional Agropecuario se pronunció a favor del PACIC e igual otros muchos organismos afiliados como CDAAJ y empresarios del país, quienes consideran favorable sumar para abastecer las mesas de los mexicanos, pero sobre todo se aplaude el que no se estableciera un control de precios por parte del Estado, lo que hubiese dañado a la cadena agroalimentaria.

 

Dice Luis Fernando Haro, director del CNA, que los aranceles cero ya existían con diversos países de los cuales importamos los alimentos mencionados, especialmente de EE.UU., pero debe vigilarse no rebasar los cupos de importación para no afectar a las cadenas productivas nacionales, puesto que la mayor parte -si no es que todos-, los productos que ingresan a México, están subsidiados por los gobiernos de donde provienen.

 

Pero a la vez exigen los agroempresarios que sea la autoridad federal responsable de vigilar la cadena de distribución de alimentos de acuerdo a los precios pactados para mantener el abasto y no afectar a los que menos tienen.

 

Los representantes de otros organismos y asociaciones de agroproductores, tienen serias dudas con respecto a la apertura comercial a otros países, por representar riesgo de introducir al país plagas cuarentenarias que no existen en México, por lo que debe garantizarse la sanidad e inocuidad de los productos importados para que solo provengan de países con los que hay acuerdos comerciales y protocolos de sanidad e inocuidad adecuados.

 

El resto de las medidas, como la constitución de una reserva estratégica de maíz con la compra de 800 mil a un millón toneladas de maíz con recursos de SEGALMEX, son positivas, aunque los precios de garantía de maíz, frijol, arroz y leche, ya existen, pero solo para pequeños productores.

 

Más preocupa a muchos el tema de los granos comerciales a escala mundial ante la escasez de algunos, como el trigo, que de acuerdo a la ONU alcanza solo para 10 semanas, pero a la par de este grano, hay también afectaciones de abasto de maíz por la guerra y la sequía, aunque aún no hace crisis.

 

Es opinión general de agroproductores y agroempresarios sumarse al PACIC, pero consideran que no es posible producir más granos si no se restauran los 17 programas de fomento y el presupuesto original de SADER, reducido a casi la mitad en lo que va del sexenio y por el contrario, con más políticas públicas que apoyen por igual a los pequeños, medianos y grandes productores podría incrementarse la producción para enfrentar la contingencia internacional de carencia de comodities.

 

La agricultura y ganadería mexicana debe ser un tema de seguridad nacional, como ocurre en otros países como EE.UU. y quisiéramos que aquí fuera igual, porque debe apoyarse a todos los productores, todos son importantes, si realmente queremos ser autosuficientes en la producción de alimentos.

 

 

Revista Tierra Fértil: Continuar leyendo

Leave a comment

Revista Julio 2022

Síguenos en nuestras redes sociales:

Contáctenos:

tierrafertilmex@gmail.com

©2022 TIERRA FÉRTIL. Todos los Derechos Reservados.