Hay apoyos para infraestructura y equipamiento de apicultores, afirma la dependencia, al precisar que buscan convertir a los pequeños apicultores en productores altamente calificdos

Guadalajara, Jalisco, 03 de junio del 2020.- Para facilitar la competitividad de los pequeños apicultores, en el presente año hay alternativas de apoyos para que los productores avancen en el crecimiento de su infraestructura y equipamiento de sus apiarios o de sus unidades de procesamiento y acopio de la miel, un alimento en que Jalisco es un jugador importante a escala nacional.

De las cerca de 60 mil toneladas de miel que produce el país –tercer exportador mundial del dulce-, Jalisco produce alrededor de seis mil toneladas, de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), ya que se cuenta con unos mil 200 apicultores, que tienen 200 mil panales distribuidos en las regiones productoras de Altos Norte, Ciénega, Sureste y Valles, donde se concentra la producción estatal.

El coordinador de Especies Menores de la Dirección Pecuaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER-Jalisco), Francisco Pinedo Robles, refirió que en las reglas de operación del año en cursose tienen contemplados apoyos para el sector apícola estatal con el fin de incidir en productores que puedan dar el paso a una actividad más competitiva y con ello superar situaciones adversas del mercado.

Resaltó que los apoyos se canalizarán a grupos organizados, dado que «los que son productores natos ya conocen el teje y maneje de la apicultura, no tienen problema. El problema es con la gente nueva, los productores pequeños, porque ellos no tienen la infraestructura y el equipo».

«Por eso se trata de que el apoyo vaya enfocado hacia grupos, para que los que no tengan el recurso para poder comprar sus equipos, lo hagan a través de su asociación o del grupo que tengan».

Los apoyos en infraestructura suponen opciones para la ampliación y tecnificación de salas de extracción y envasadoras de miel; mientras que los equipamientos facilitan la adquisición de material biológico, como abejas reinas, colmenas completas y diversos bienes, como trampas para polen y cámaras de crías, entre otros activos.

Pinedo refirió que otro reto que se debe afrontar de parte de los apicultores es la certificación de sus colmenas, lo que implica un escenario de exigencias, dado que una parte mínima de los productorescumple con este renglón, lo que les resta competitividad en las condiciones de sanidad y trazabilidadde sus productos.       

El campo jalisciense por su variedad en microclimas, tiene la ventaja de una diversidad de flores para la polinización por las abejas, y con ello generar miel de distintos colores y sabores, como la llamada multiflora, la mantequilla (de flor de mezquite en zonas áridas) y la morena, a base de flor de aguacate, entre otras.    

La apicultura jalisciense figura entre las que más aportan a la producción nacional. En 2018, se produjeron cinco mil 700 toneladas de miel; es decir, 10% del volumen nacional, porcentaje que anualmente tiende a repetirse, sector en el que destaca el trabajo femenino      

EL DATO

El Programa de Apoyo a los Apicultores del Estado de Jalisco cuenta para el año en curso con una bolsa estatal de siete millones de pesos, y supone apoyos de hasta 200 mil pesos como tope máximo por cada caso y hasta 50% del costo total de los proyectos.

Leave a comment

Revista Julio 2022

Síguenos en nuestras redes sociales:

Contáctenos:

tierrafertilmex@gmail.com

©2022 TIERRA FÉRTIL. Todos los Derechos Reservados.