Poco menos del 60 % de los químicos rociados con avionetas en campos sonorenses llegan a las plantas y el resto afecta a la población y al medio ambiente.

Hermosillo, Sonora, 26 de octubre de 2017.- A fin de que eviten que plaguicidas y fertilizantes dañen a la población cuando son rociados con aviones en campos agrícolas, la diputada Ana Luisa Valdés propuso que se exhorte a las autoridades agropecuarias para que regulan este método utilizado en la agricultura de la entidad.
La diputada Valdés solicitó al pleno del Congreso del Estado que envíe un exhorto a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a la Secretaría de Salud, así como a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) para regular el uso de las aeronaves fumigadoras.
Las medidas preventivas deben tomarse, dijo, en base a que en las regiones agrícolas estatales realizan fumigaciones aéreas, práctica que tiene muchas ventajas, como el ahorro de tiempo y dinero al cubrir una extensa área en pocos minutos.
Pero aclaró que este método tiene desventajas, como las malas técnicas aplicadas y los riesgos sanitarios para la población, pues menos del 60 % del líquido químico rociado llega a las plantas y el resto puede dañar a familias y al medio ambiente, ya que en la entidad muchos centros agrícolas están cercanos a zonas habitacionales.
Para ejemplificar el daño que ocasiona esta práctica, señaló que los alumnos de un plantel escolar del municipio de Benito Juárez presentaron un problema cutáneo debido a este problema, para añadir que «sabemos que un buen porcentaje de las incidencias de cáncer, probablemente provienen de esta problemática».

Dejar un comentario