Piden mejorar etiquetado de pescados y mariscos  

Miembros de la cadena de valor nacional piden la estructuración de una política de trazabilidad en sector pesquero para asegurar un etiquetado útil al consumidor

0
25
LOS MIEMBROS de la cadena de valor de la pesquería mexicana piden, que se establezca una política de trazabilidad de los productos pesqueros y leyes duras para hacer que se cumpla. 

Ciudad de México, 30 de octubre de 2019.- La gran mayoría de productos pesqueros capturados en México no siguen un método de trazabilidad y los sistemas fiscales, de sanidad e inocuidad, no son suficientes para garantizar el control y facilitar su entrada a mercados internacionales, garantizar la legalidad del producto y asegurar el futuro de la pesca nacional.

Así lo afirmó la red de colaboración Impacto Colectivo por la Pesca y la Acuacultura Mexicanas (ICPMX), en un comunicado de prensa, en el que hace patente varias recomendaciones a la administración pública federal en materia de trazabilidad para productos pesqueros y acuícolas.

Los miembros de este colectivo subrayaron que la trazabilidad es indispensable para asegurar un etiquetado que brinde suficiente información a los consumidores y éstos tomen mejores decisiones sobre lo que quieren comer.

«Actualmente es muy difícil poder decidir entre un producto nacional o uno importado, conocer qué tratamiento tuvo un filete que llega a nuestra mesa e incluso saber qué especie te estás comiendo», aseguraron ante la prensa nacional.

José Luis Carrillo Galaz, representante de la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas (CONMECOOP), mencionó que «la trazabilidad de los productos pesqueros y acuícolas se refiere al rastro de un producto desde que sale del agua hasta que llega al consumidor final, lapso en el que se recolecta información, sin que se rompa la cadena de custodia del producto».

Benjamín Castro, representante de la empresa Del Pacifico Seafoods, explicó cómo la trazabilidad le ha ayudado a reducir riesgos dentro de su empresa, permitiéndole tener perfectamente identificado la procedencia y destino de sus lotes de producto, comunidades y pescadores, lo le ha permitido lograr una diferenciación de mercado traducida en un incremento en ventas.

Roberto Arosemena, representante del Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas (COMEPESCA) y acuacultor enfocado en la producción de tilapia, explicó cómo el producto mexicano compite frente al importado con una marcada desventaja, debido a que es imposible distinguirlos y saber la calidad de ambos.

Renata Terrazas, representante de Oceana México, mencionó que el sistema de trazabilidad que se implemente debe cumplir con las siguientes condiciones:

Una, la existencia de un registro actualizado y veraz sobre los involucrados en la cadena de producción y venta. Dos, un sistema electrónico para la recopilación estandarizada de elementos claves de información en cada punto de la cadena.

Tres, homologación de términos y códigos de los productos del mar. Cuatro, sistema de inspección en puntos estratégicos de la cadena de valor. Cinco, vinculación con el sistema de generación de facturas y supervisión de la autoridad correspondiente en materia hacendaria.

Seis, interoperabilidad con otros sistemas de trazabilidad en México y de países hacia los que exportamos para compartir datos de una manera eficiente y segura. Siete, asignación presupuestal suficiente y un esquema de aportaciones para el programa para el seguimiento de información y trazabilidad.

Ocho, armonización de las leyes, normas, reglamentos y cualquier marco regulatorio en esta materia. Nueve, protocolos de actuación para la verificación de producto y se asigne suficiente personal para la inspección y vigilancia. Diez, establecimiento de un sistema de sanciones.

La coordinadora del equipo que da soporte a ICPMX, Gabriela Anaya Reyna, destacó que un buen sistema de trazabilidad puede traer los siguientes beneficios: Mejorar la sanidad e inocuidad de los productos. Dos, reducir la comercialización de productos que no puedan demostrar su legal procedencia.

Tres, minimizar el fraude en la denominación de pescados y mariscos. Cuatro, mejorar el etiquetado de los pescados y mariscos para que los consumidores puedan tomar decisiones informadas.

Cinco, transparentar la comercialización de los productos pesqueros y acuícolas lo cual permitirá un manejo de recursos más eficiente y sustentable.  Y seis, esto a su vez asegura las contribuciones del sector a la seguridad alimentaria de los mexicanos. 

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí