La Industria Lechera al borde de la catastrofe

0
634

Eternos problemas de bajos precios, rezago en la producción, masiva importación de formulas lácteas y falta de voluntad de parte del gobierno, tienen al borde de la quiebra a cerca de 190 mil productores pequeños y medianos en México.

La industria de la leche en México tiene los días contados, los vicios añejos y la corrupción imperante en la comercialización, así como en algunas esferas de gobierno relacionadas con la importación, la tienen al borde de la catástrofe.

La realidad actual del sector lechero nacional se resume, dicen productores de manera muy corta, tan breve, como será la vida de los ganaderos lecheros si la Reforma al Campo anunciada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, no responde a las expectativas y necesidades de esta industria. La suerte de la cadena productiva del país, aseguran líderes productores lecheros, entre ellos el del Frente Nacional de Productores de Leche, Álvaro González Muñoz, se puede resumir en sólo doce palabras. Letras que delinean el futuro en un párrafo sumamente corto como el tiempo de vida que presumen le queda al ganadero lechero y al industrial de la leche en México: «las vacas al matadero y los productores de leche al sumidero», sentencian.

LOS ARGUMENTOS

Y afianzan su dicho con argumentos y estos testimonios. Queremos, admiten, que lo que nos aqueja y que presentamos, se traduzcan en un grito de auxilio de la industria lechera de México en este año denominado del campo. A la fecha, expresan, la debacle es latente: 1 millón 500 mil vacas se han sacrificado en los últimos diez años, como resultado del bajo precio al productor y porque no hay autoridad que normalice en serio, la cadena productiva del lácteo y sancione a quienes violen las débiles normas existentes. Por la pérdida de esta cantidad de cabezas de ganado lechero, la producción nacional se ha desplomado y como consecuencia, provocado que más de 200 mil productores se debatan en la disyuntiva de abandonar la actividad, emigrar a las ciudades o irse de braceros al vecino país del norte.

TERQUEDAD INDUSTRIAL

Según el organismo que agrupa a los productores lecheros a nivel nacional, la terquedad y el libertinaje de la industria de los lácteos por comprar más caro en el extranjero, ha inducido que  hasta finales de 2013, más de 500 mil familias hayan tenido que dedicarse a otras actividades. Y como consecuencia, que suban los precios internacionales de la leche en polvo y demás derivados lácteos: el suero en polvo, ocasionó en automático el aumento al consumidor de 50 centavos, al pasar de 14.00 a 14.50 pesos por litro de leche en la última quincena de octubre. Además, las tiendas de autoservicio han establecido una competencia desleal a los productores de leche auténtica, al producir fórmulas lácteas y venderlas a los consumidores como si se tratara de leche genuina a un precio similar, acusa el Frente Nacional de Productores de Leche.

LA INVESTIGACIÓN

En el trabajo periodístico llevado a cabo por Tierra Fértil, si bien es cierto que los argumentos de la cadena productiva de lácteos en México demuestra que estas palabras no están alejadas de la realidad, también es real que con el nuevo gobierno y la reforma estructural al campo, se vislumbra una luz de esperanza para que el hato lechero nacional, retome las altura que tuvo antes de la década de los 70´s. Legisladores, productores, y expertos en la producción, normalización y normatización del albo líquido, hablan de lo que a su juicio debe hacer el gobierno federal y estatal; el camino a seguir por productores, industriales y comerciantes de lácteos y sus derivados, a fin de rescatar la debacle que se avecina en la industria de la leche en el país. Advierten de manera puntual, que de no cuidar, apoyar, modernizar la producción nacional; no parar las importaciones de formulas lácteas; no estructurar un plan de rescate de la producción en corto plazo y sobre todo, no buscar la unidad nacional en torno a esta industria, en mediano plazo se hablará de su desaparición.

SE IRÁ LA INDUSTRIA

Señalan que de no actuar de inmediato y para evitar que la producción de leche en México se ahogue, gobierno, productores e industriales de la leche, no sólo el sector primario, sino de toda la industria láctea en el país, será sustituida por las importaciones al tener encima el enemigo que ahora mata poco a poco a los ganaderos: el precio. En la actualidad las estadísticas no son del todo favorables; contradictoriamente se han ido cerca de 600 mil productores medianos y pequeños en la llamada docena trágica, sin embargo, la producción de leche ha mantenido un crecimiento promedio anual durante la última década de aproximadamente el 2%. De acuerdo a Servicio de Información y Estadística Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), hoy la producción de leche representa la quinta parte del valor total de la producción nacional pecuaria, siendo la tercera en importancia superando a la producción de cerdo y huevo, sin embargo es deficitaria en un 30%.

NO SON REPRESENTATIVAS

Los números presentados por los productores y científicos entrevistados, contrastan con las cifras alegres que muestran las dependencias oficiales, que no representan la situación de apremio que vive la industria lechera del país, exponen los abordados en este trabajo. Y las causales son muchas y variadas: Por un lado, mencionan los entrevistados, especialmente el director nacional del COFOCALEC, Sergio Soltero Gardea, la producción no ha sido motivada por un precio que rebase los costos de producción y particularmente, no ha habido la voluntad de hacer que las normas oficiales se respeten. Y lo que es peor, apunta, no existen leyes que metan en cintura a algunos voraces industriales que sólo ven por sus intereses, sin pensar que al no integrar al sector primario a sus ganancias, desunen cada vez más al gremio con lo que cavan su tumba.

EL FRENTE NACIONAL

Por el otro lado, el Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, advierte de una catástrofe en el sector lechero nacional luego de que en 13 años el lácteo en polvo aumentó 250 por ciento en el mercado y poco a poco desplaza a los ganaderos y de nuevo denuncian el gran fraude a los consumidores con los sustitutos de leche vendidos como tal en las cadenas comerciales. El líder de los lecheros de México, Álvaro González, reveló que hasta el momento, nada ha cambiado con respecto a la política que padece esta rama de producción, ya que el gobierno de Enrique Peña Nieto protege a los industriales y comercializadores del ramo. Al gobierno actual, aseveró, no le ha importado el aumento al precio de la leche en polvo: una tonelada en el año 2000 valía mil 800 dólares y hoy supera los cuatro mil 500, lo que pone a prueba la voluntad de esta administración para con este sector productivo nacional. El precio del la leche fresca ha variado en forma mínima en el mismo lapso de tiempo, afirma.

FALTA VOLUNTAD GUBERNAMENTAL

El abandono a esta industria y la falta de voluntad para regular el mercado, comentó, ha provocado un grave daño a los consumidores porque pagan más por comprar leche que no lo es y son víctimas de fraude al adquirir fórmulas químicas que disfrazan el producto, lo que da como resultado ciertos problemas de salud y el enriquecimiento de unos cuantos que adulteran el alimento básico. Refirió que otra consecuencia de esta corrupción que se da históricamente en ciertas esferas del comercio y gobierno, es que: «Han provocado la reducción hasta en más de 800 millones de litros al año de lo que se produce en México, lo que significa 230 mil vacas menos en el mismo período que dan empleo a 16 mil personas y generan cinco mil millones de pesos anuales». «Los productores padecemos la política del privilegio que permite el desmantelamiento de la producción, 600 mil productores se han ido en los últimos años y se ha impedido el crecimiento y como consecuencia es marcada la imposibilidad de satisfacer con leche de productores mexicanos, la demanda nacional», agregó.

PRODUCCIÓN CON FRENO

La industria y el gobierno, denunció, frenan el aumento de la producción nacional de leche en la medida que incrementa la importación de sustitutos de pésima calidad y paga en México precios por litro que nunca cubren los costos de producción. En turno el senador de la república y presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara Alta, Manuel Humberto Cota Jiménez, dijo que ciertamente coincide en que ha faltado la voluntad gubernamental para sacar del que llaman los productores hoyo negro a los lecheros, pero a la vez, arengó a los mexicanos a dejar las descalificaciones y trabajar en unidad gobierno e industriales. Hay expertos, dice que señalan como culpables de lo que ellos llaman la tragedia lechera a los productores, por no haber querido y sabido aportar el valor agregado al producto y no han podido crecer. Pero, «abandonemos los calificativos que durante tanto tiempo fueron alcahuetes para no darle apoyo a los productores y arribemos a un nuevo tiempo en que hagamos de México un campo organizado. Arribemos al nuevo tiempo de la corresponsabilidad», asentó el legislador nayarita.

SERÁ UNA CATASTROFE

Es cierto también, abundó, que hay líderes de productores que afirman que de seguir esta problemática llevaría a una catástrofe a la producción de leche en México, e indudablemente en el senado de la república y en la mente de este representante popular, hay una conciencia plena al respecto. «Tenemos que profundizar en esta importante actividad del campo mexicano, tomar las decisiones pertinentes a efecto de parar la competencia desleal de las importaciones de leche y sus derivados, que han creado desde hace años una grave problemática en el sector». Tengo la seguridad que en el primer semestre de este año, habremos de encontrar las soluciones y las decisiones a este problema de suma seriedad.

EL NUEVO GOBIERNO

Lo más importante ya está mostrado, dice. El gobierno tiene la firme decisión de proteger a nuestros productores antes de pretender ensalzar los temas de los Tratados de Libre Comercio; se seguirá con la competencia mundial pero sin abandonar a nuestros ganaderos. Por su parte, el Director General del Consejo para el Fomento de la Calidad de la Leche y sus Derivados A.C. (COFOCALEC), Sergio Soltero Gardea, puntualizó que el principal problema que enfrenta la cadena productiva de la leche en México es la falta de unidad y la poca voluntad política de la Secretaría de Economía para ordenar el mercado lácteo en el país. De nada sirve, agregó, que se tengan normas oficiales mexicanas y no se empleen para ajustar y ordenar el mercado. Por ejemplo, existe la norma mexicana 155 y está claro que es responsabilidad de la Secretaría de Economía vía PROFECO, la vigilancia de esa norma en el mercado. Sin embargo, una realidad que existe tanto en el sector público, particularmente en PROFECO y COFEPRIS, es la falta de recursos para poder hacerlo.

NO HAY VIGILANCIA

Ahora, refiere el experto en lácteos, si la autoridad responsable de vigilar estos productos no lo hace, la norma es como si no existiera, porque la normatividad en un sector o país, no cumple su propósito mientras no se legisle para que sea de carácter obligatorio. Te doy un dato, apunta: de 2003 a 2012 se modificó sólo en dos ocasiones la norma. En 7 u 8 años, la PROFECO realizó dos estudios de la leche. De ellos publicó uno y el otro se quedó en las prensas. Eso indica la falta de trabajo en términos de vigilancia por parte de la autoridad. Lo que hemos propuesto en el COFOCALEC es que ante esta situación, deberían de recurrirse a las figuras que contempla la ley federal sobre metodología y normatización que son los organismos de tercera parte. Estos cuerpos de tercera parte (así se llama a organismos verificadores en el sector lechero) que son las unidades de verificación, certificación de producto y laboratorios de prueba, podrían coadyuvar con la autoridad en la vigilancia a través de la certificación o la verificación en un momento dado.

NO SIRVE LA NORMA

Y si la pregunta es ¿de qué ha servido esta normatividad para que la producción lechera de México no se vea afectada?, la respuesta es que de nada, asegura Sotero Gardea. «Yo le diría que de poco o nada porque solamente las empresas que están comprometidas con la calidad de un producto le entran a este tipo de esquema porque no es obligatoria». Sin embargo no hay voluntad política de resolver este caso tan intrincado. ¿Por qué no existe una ley que obligue a certificar y normatizar los productos que se producen en México y en especial los que entran al mercado nacional?, eso sólo lo sabe la propia Dirección General de Normas o la PROFECO, anotó.

NO HAY SANCIÓN

El hecho de que sigan productos adulterados en el mercado o no haya sanción para los que no cumplen con la norma o no certifican su producción significa solo que o hay contubernio o complacencia por parte de la autoridad hacia el comercio del albo líquido en el país. Sin embargo, pese a toda esta problemática que amenaza con acabar con la producción láctea en la nación, no conozco de algún plan para sacar adelante la producción de leche, al contrario, lo que veo es un creciente interés de una parte de la industria por bajar la calidad a los productos, puntualizó. Pero la gravedad del caso es severa, lamenta. Porque los que le aportan valor agregado cada vez en mayor proporción, buscan sustituir ingredientes propios de la leche por otros componentes distintos, a fin de bajar el costo de producción de los productos y sacarlos al mercado casi al mismo precio que los auténticos, lo que les resulta un gran negocio, asienta.

LLEGARÁN LOS PIRATAS

¿Qué va a pasar si no se pone orden en el mercado?, pues que al final vamos a terminar con un montón de productos análogos o sustitutos; imitaciones que en un momento dado se van a ostentar como productos auténticos y que nutrimentalmente no van a tener el aporte que un producto 100% leche. De igual forma y no menos grave para la vida de la producción local, es que también la gente se va a acostumbrar a este tipo de sabores y el día que les den un producto 100% leche ya no les va a gustar.

LO MÁS GRAVE

¿Qué es lo más grave?, en la medida que estos productos sigan proliferando, la necesidad por leche va a ser cada vez menor y entonces, el productor tendrá que cerrar sus explotaciones porque obviamente, ya no habrá mercado para su leche. Pero lo peor es que finalmente el eslabón primario de leche será sustituido por el eslabón de leche de otro país. Porque eventualmente esa leche se va a seguir requiriendo pero va a ser en polvo. De igual forma, en un momento dado, el eslabón industrial procesador también podría ser sustituido si esto sigue, porque la razón de que la industria utilice leche de importación hoy, es porque se la venden barata. En el momento en que el sector primario se vea mermado en México y que no tengan la capacidad de abastecer la leche que se requiere -ahorita se surte sólo el 70% de la demanda- y si el sector primario reduce esta oferta, quienes nos venden leche, la venderán a precio del mercado internacional.

NO SOBREVIVIRÁ

Y ya sin subsidio y sin nada, arengó, dudo que la industria soporte ese tipo de costo de materia prima, vendrá el efecto de la sustitución de la cadena productiva nacional lechera por la extranjera. Por tanto, ante todas estas anomalías solapadas por el gobierno hasta el día de hoy, considera el científico avocado a la certificación y normatización de la leche, que es muy posible que se dé una catástrofe en la cadena productiva lechera como lo pregonan los productores. «Yo creo que sí, ¿cuándo?, eso no tendría la capacidad de poder determinarlo, pero sí se camina hacia eso. Si no se ordena el mercado, eso va a representar un problema grave en el corto y mediano plazo».

PANORAMA OBSCURO

El panorama es obscuro, advirtió, particularmente para los pequeños y medianos ganaderos, porque además de una problemática fuerte de comercio, la leche que producen no necesariamente es la mejor. «Eso es producto de deficiencias que hay de infraestructura, de equipo, de manejo, de conservación de leche en frío. Hay muchos productores que no cuentan con infraestructura y por lo tanto, la calidad de su leche no es la mejor, por ello, tampoco pueden aspirar al mejor precio que hay en el mercado». Por desgracia, dice, este grupo de ganaderos representa el 90% de los productores que ahora sufren. Según el censo agropecuario de 2007 prácticamente el 90% de los productores tienen menos de 100 vacas. De ahí podemos bajar la cifra, 75% de los productores tienen menos de 30 vacas. Hablamos de un universo de ganaderos de acuerdo al INEGI de alrededor de 200 mil unidades de producción, en donde se incluyen grandes, medianos y pequeños, informó el director de COFOCALEC.

NO HAY INTEGRACIÓN

Agrega que se ha mencionado hasta el cansancio, que la culpa del atraso en la producción lechera en México, es culpa de la ineficiencia, pero hay algo más que ha ocasionado el atraso del sector lechero nacional, puntualiza Sergio Soltero: «Olvídese del gobierno, este tiene responsabilidad de establecer políticas, pero si un sector como el lechero no está integrado y esa es la realidad, difícilmente todos enfocarán la atención a un sólo objetivo y eso es lo que ha ocurrido hasta nuestros días». Y especifica, el sector primario lechero tiene elementos grandes medianos y pequeños, pero los intereses de los grandes, no coinciden con los de los pequeños y eso es ancestral.

PURAS PEQUES

Y lo mismo ocurre con la industria transformadora, las grandes manufacturas también trabajan para su cuenta. Un dato del INEGI es letal, hay más de 11 mil unidades de negocio que transforman leche en el país y esas también, por desgracia para el sector lechero y la nación el 95% son pequeñas empresas. Entonces, quienes establecen las políticas en México, quienes sólo velan por sus intereses de la mano del gobierno, son los grandes. No se ven y no se vislumbra que lo quieran hacer como cadena productiva; la industria ve para un lado y el productor lechero ve para el otro y así difícilmente se va a caminar o al menos salir del hoyo en que están metidos, subraya. En el momento en que se sientan los dos actores productivos, se pongan de acuerdo y establezcan de manera puntual hacia dónde se tienen que caminar, en ese momento el sector va a dar un giro importante.

SOMOS DEFICITARIOS

Por hoy, acepta, somos deficitarios en la producción de leche. De acuerdo a los datos que se tienen, el sector primario lechero de México produce sólo el 70% de la demanda. Y hablamos de un consumo nacional de alrededor de 14 mil millones de litros anuales; se importa el 30% en leche en polvo, leche pasteurizada, leche evaporada, condensada, azucarada, cantidad extraordinaria de quesos, grasa butírica, lactosa, sueros, en fin,  todos los componentes de la leche son susceptibles de ser importados. Ante este panorama que presenta no tan halagüeño, ¿cuáles son las perspectivas? Podemos utilizar analogías de tres países que han hecho algo que los ha convertido en exitosos en el sector agroalimentario: Brasil, Chile y Nueva Zelanda. ¿Qué han hecho ellos?, legislar. Pero hay una diferencia entre una política pública y una política de estado, lo que ellos hicieron fue elaborar políticas de estado. ¿Qué significa esto?, que ellos aportaron ideas y programas de largo plazo. Las políticas de estado tienen que ir en ese sentido.

LOS PROTAGONISTAS HABLAN

Gabriel Barragán, productor ganadero de Zacatecas, indicó que la realidad del problema por el que atraviesan, radica en que quienes hacen los esquemas son personas que ni siquiera saben nada de ranchos ni de ganado. Y por otra parte, los que autorizan los programas en las cámaras como los diputados y senadores no les interesa mucho el campo y sus sectores, ellos ganan muy bien. Pero lo que hay que decir, comenta en línea, es que los productores no ocuparíamos de apoyos si se le diera el valor real a lo que se produce, en relación a lo que se consume para producir. Nicasio González, lechero del Estado de México, lamentó que en todo el sector primario la ganancia sea miserable y ese problema económico esté llevando a la quiebra a todos los subsectores productivos. «Es triste ver cómo en todo el sector primario la ganancia es miserable o apenas existe. Pero también tenemos cierta culpa, expresa. La mayoría de nosotros creemos que lo sabemos todo y consideramos que un profesionista en el sector es un gasto no una inversión, sin pensar que el experto puede ayudar a reducir costos con propuestas de nuevas tecnologías y mejores procesos». El científico puede asesorar para desarrollar investigación, nuevos productos, evitar las importaciones y mejorar el poder adquisitivo del sector. Nunca hemos esperado nada de senadores y diputados, porque siempre, lo único que pretenden es mantenerse en el poder, vivir cómodamente, controlar los precios del mercado y conseguir votos.

DESDE CHIAPAS

Benjamín Roblero, ganadero de Chiapas, manifestó que uno de los problemas es que la mayoría de los consumidores no paga la calidad de los productos, por eso es que admite sin reclamar que le den gato por liebre en los lácteos, sólo se fija en el bajo precio, ni siquiera le interesa cuidar su salud y mantener una buena nutrición. Es cierto lo que dicen los líderes y expertos, los pequeños productores de leche estamos atrapados en ese mercado desleal. El detonante de todo esto es que nos imponen, gobierno e industria, el precio de nuestro producto, caso contrario que sucede en cualquier comercialización. «Tú puedes mejorar tu genética, modificar tu alimentación, manejo, etc., de tu hato ganadero, pero si eso no importa al consumidor, si no tienen valor para quienes pretenden adquirir tu producción, no tiene caso hacerlo».

EL SENADO

Ante el oscuro panorama que se cierne sobre el mundo lácteo de México, presentado de manera puntual por productores y expertos, el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República, Manuel Humberto Cota Jiménez, coincidió con los abordados en que la añeja problemática que ha vivido la industria lechera mexicana, la tienen a punto de vaciar las cántaras. El principal problema, asintió, es la importación de leche en polvo y formulas lácteas que ha dañado desde su estructura a la ganadería lechera nacional; comercio desleal facilitado por la firma de tratados comerciales. Por tanto, asentó el senador por Nayarit, una buena decisión del presidente Peña Nieto fue derogar la regulación arancelaria que el mandatario anterior había establecido para algunos productos, particularmente, en granos básicos.

ESTE ES EL CAMINO

En este camino se debe continuar, dijo, en coordinación con la Secretaría de Economía y la de Agricultura y Ganadería, con la conciencia plena del gobierno federal, podremos a impedir la compra al exterior de productos que son una competencia desleal para nuestros productores. Senador, ¿Qué les ha faltado al gobierno y a los productores para llegar a un acuerdo? Primero, a los productores, ser tomados en cuenta a fin de incursionar en la competición comercial mundial. Está claro que no se consideró al sistema agropecuario nacional durante más de 12 años. Afortunadamente, aunque no en las dimensiones adecuadas, se crearon programas como el PROCAMPO para los agricultores; como el PROGAN para los ganaderos, que aunque ayudaban un poco, no apoyaron para que el productor pudiera competir internacionalmente.

CLARO COMPROMISO

Lo que le falta al gobierno para levantar a la cadena lechera de México es fundamental, refirió: es el tema de la voluntad. Sin embargo, creo que el presidente Enrique Peña Nieto, al derogar el decreto de los tratados internacionales, deja en claro su compromiso con los productores de México, quiere protegerlos antes de pensar en la conquista del mercado mundial. Esto es en cuanto al gobierno y ¿qué les ha faltado a los productores y los industriales para que se pueda dar una sinergia en el rubro lechero mexicano de una vez por todas? Hay dos temas centrales: la planeación y la organización en el campo, y no creo que el no tenerla, sea propiamente responsabilidad de productores e industriales, creo que es obligación del gobierno. Con la convocatoria del presidente a reformar el campo, estoy seguro habrá de poderse reducir ese pleito entre productores e industriales y comerciantes, que ha dejado mucho que desear, que ha dejado solos a los productores y no ha permitido su organización.

HABÍA INSENSIBILIDAD

Senador, ¿la Secretaría de Economía ha desmotivado la producción lechera al no parar la indiscriminada importación de leche en polvo? Había una insensibilidad al respecto con el dicho equivocado de regular los precios al interior para proteger al consumidor, lo que no existía verdaderamente, se estaban importando muchos productos. Al final ese importado se compraba barato y de mala calidad del exterior, y los precios de todas maneras seguían muy elevados.

DEJARON AL GARETE

¿Estas entradas de leche en polvo barata a México, ha hecho que los industriales opten por ella y desdeñen la liquida, la fresca? La falta de voluntad del gobierno dejó al garete al productor al entrar a esa libre competencia y ha fallado en legislar sobre la normatización del mercado nacional e internacional, eso es lo medular de la problemática. Repito, esa sospechosa omisión provocó que llegaran a la nación productos más baratos, pero no los mejores; la importación y el coyotaje, es la que hasta ahora ha ganado esta carrera de obstáculos, recalca. Tengo la plana seguridad de que en este nuevo tiempo para el campo, habremos de rescatar a la Conasupo y/o Liconsa con responsabilidad; rescatar instituciones como la que hoy habrá de ser una realidad como es la banca de desarrollo para actividades productivas lo que antes era Banrural, pero ahora con responsabilidad, a fin de evitar lo antes mencionado.

PANORAMA DE RETOS

La pregunta que le hacía al principio senador, ¿el panorama es crítico para los lecheros del país? El panorama es de retos y de retos conjuntos. Nosotros representamos a los que nos ha elegido y en este caso también somos productores y tenemos que hacer equipo con ellos para que de esta manera salgamos adelante. El panorama es de competición, indudablemente es de oportunidades; hoy el reto es seguir con los acuerdos comerciales con otros países y bueno, estos tienen que darse pero en ellos debe estar implícito que nuestros productores serán los que irán como punta de lanza y tienen que ir con acompañados y protegidos por el gobierno.

UNA GRAN DIFICULTAD

Por último, ¿el senado comparte la opinión de los líderes productores que dicen que está al borde de la catástrofe la producción lechera en México? Yo comparto que hay una gran dificultad en el sector de la leche en la nación, pero igual comparto la voluntad del gobierno federal para que salgamos adelante y de que se reestructure el sistema agroalimentario nacional por el bien de todos, concluye.

LO DIJO

Creo que es el momento para que el gobierno junto con los agricultores, ganaderos, pescadores; todo ese segmento social que durante tantos años ha estado prácticamente abandonado, encontremos el camino, es el momento de salir adelante» Senador Manuel Humberto Cota Jiménez Presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República

EL DATO

57 mil millones de pesos aporta el sector lechero de México a la producción nacional pecuaria. La leche, representa la quinta parte del valor total, contribuye con el 19.9% del total.

LA CIFRA

10, 942 Millones de litros de leche produjo México en el 2013, por volumen de producción se posicionó como el octavo mayor productor lácteo del mundo [gss link=»file» ids=»639,638,637″]

RECUADRO

CRECIMIENTO DEL SECTOR

La manufactura nacional ha crecido en el lapso de los años comprendidos entre el 2007 al 2013 en promedio un 2% anual, informa el SIAP, aunque reconoce que no de manera significativa. En el año 2007 se producían 10 mil 343 millones de litros; en el 2010, 10 mil 712 millones de litros; en el 2012, 10 mil 946 millones y para el 2013, se estima que hasta el mes de octubre se produjeron 9 mil 092 millones de litros del lácteo.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí