Consolida Jalisco producción de trucha arcoiris

0
22
LOS CRIADORES de trucha arcoiris de Mazamitla, Jalisco consolidan a la entidad como criador de este pez, apunta la SADER estatal.

Guadalajara, Jalisco, 21 de marzo del 2019.- Al contar con un centro acuícola en Mazamitla y 35 granjas dedicadas a la crianza de truchas arcoíris, Jalisco se consolida como un gran productor, según reporta la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) de la entidad.

Así lo informa el biólogo Alejandro Preciado Preciado, técnico responsable del módulo de incubación de tales peces en Los Pinos, del municipio mazamitlense, al apuntar que el lugar ya es un referente en producción acuícola de alevines, que luego son enviados a las granjas para su desarrollo.

La llamada truticultura, que es el cultivo de truchas, a nivel estado, atraviesa por un buen momento, apunta, al precisar que el módulo, dependiente de la SADER-Jalisco, ya tiene 15 años de existencia. 

El experto en esta clase de peces señala que la trucha es una especie muy exigente para su crianza porque demanda agua muy limpia en climas templados y fríos, ya que «la trucha se utiliza como agronegocio en lugares altos, como las sierras de Mazamitla y del Tigre».

Dice que también tienen mucho potencial las granjas acuícolas de Mascota, Talpa y Ayutla, por estar localizados en las partes altas de la sierra, para añadir que donde hay manantiales los habitantes están interesados en cultivarlas.

Y añade que las truchas requieren temperaturas de 10 a 12 grados, en las que otras especies de peces no se desarrollan, ya que las arcoiris pueden sobrevivir en aguas que tienen de 8 hasta 20 grados centígrados, apunta.    

Explicó que en la actualidad los huevos fecundados de trucha se importan de Dinamarca, país líder en producción certificada de este producto acuícola.

Del proceso de crianza apunta que a los huevecillos se les incuba   50 días, hasta que los alevines alcanzan una talla de 4 centímetros, momento en que son vendidos a los granjeros para que engorden los peces para su venta, que realizan cuando alcanzan un peso mínimo de 330 gramos y una talla de 30 centímetros. 

Destacó que por su sabor, lo manejable de sus espinas y el hecho de que cada animal contiene 50 % de carne, la trucha es muy valorada en el mercado gastronómico, razón por la cual los productores obtienen buenas ganancias.

En la actualidad, una granja con buen manejo tiene un costo de producción de 40 pesos por kilogramo de trucha, inversión que se recupera fácilmente al venderse cada kilo en 180 pesos, pez que regularmente comercializan los acuacultores por pedido, dijo el funcionario.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí